Una niña y su muñeca se defienden del maltrato paterno.

«Hay en estos relatos de Yoselin Goncalves, ecos a Poe, a Quiroga y a Bradbury (cuando se distancia de la ciencia ficción y se acerca más a la locura): la sensación de que algo latente está a punto de irrumpir en la cotidianidad, algo que no pertenece al orden normal de las cosas de este mundo está a punto de estallar y nos resquebrajará la realidad. Y la cotidianidad, antes de que ocurra lo terrorífico, ya nos está dando miedo».

Jose Urriola

Leelo ahora
Compralo ahora

Una joven acude al llamado de una voz perturbadora. La familia Arteaga convive con los espectros de una vieja casa de Barquisimeto.

«Desea en ese instante ser devorada por la voz. Podría dejarse consumir con solo escucharla. Ese roce de palabras, esa progresiva aproximación hacia un sonido que desconoce y al mismo tiempo ansía conocer, poseer”». La voz

 

 Dos mujeres atraviesan una carretera nocturna cargando un ominoso secreto.